Categorías
Uncategorized

DESDE LA ÓPTICA PERIODÍSTICA

Gerson Rivero va por su tercera década como periodista y le ha tocado vivir el antes y después de la era digital, asimismo, el impacto que tuvo en los medios de comunicación tradicionales. Piensa que las nuevas generaciones ya son nativos digitales y que eso los pone en ventaja respecto a los que nacieron antes del desarrollo del internet y las redes sociales. Afirmó que los bulos están más sofisticados y que más allá de cualquier herramienta como tal, los seres humanos tenemos el cerebro para discernir.

“Probablemente estén más sofisticadas pero siempre existieron. Cuando era niño decían que Los Pimpinelas, ese dúo argentino de hermanos, se corrió el bulo de que querían casarse y que habían pedido una licencia al papa. También nos llegó la noticia que Camilo Sesto tenía leucemia, que se iba a morir y que iba a donar sus ojos para José Feliciano. Como esas noticias habían un montón. Si vamos más atrás está el famoso episodio de HG Wells que a través de la radio dijo que había una invasión extraterrestre y generó un inmenso caos en EEUU en los años 50. Lo curioso es por ejemplo si alguien nos decía que si, como Los Pimpinelas se querían casar, no teníamos quién lo desmienta, sin embargo, hoy en día si tenemos quien lo desmienta y aún así la gente sigue creyendo o sigue queriendo creer. La neurociencia explica un poco esto a través de los famosos sesgos cognitivos, que es esa necesidad que tiene el cerebro (el cerebro consume mucha energía) y se cansa, entonces el cerebro es un poco flojo naturalmente a no ser que nosotros lo forcemos a que vaya más allá. Pero naturalmente prefiere creer lo primero que se le viene y además tiende a identificarse con los demás que creen lo mismo. Eso lo ha descubierto la neurociencia pero en lugar de combatirlo se aplica como un arma de manipulación, sobre todo política y también económica comercial. Eso ahora se junta con el tema de los metadatos, de toda la información que brindan los algoritmos y que nos tienen a todos, prácticamente todos usamos redes sociales e internet. Cualquier elemento que estemos usando, estamos dando datos que forman un perfil acerca de nosotros, inicialmente un perfil como consumidor pero también un perfil político. Entonces en algún lugar del ciberespacio hay gente que sabe la edad que tengo, sabe mi género, mis gustos, mis preferencias políticas y sabe la región por donde me mueve, saben exactamente los pasos que doy. Si ustedes se fijan al final del día pueden buscar en Google y en su celular va a decir todos los lugares en los que estuvieron”, dijo Rivero.

También identificó que hay un efecto a corto y largo plazo del impacto de los bulos, al punto de llegar a un linchamiento social y al genocidio. “Hay un efecto inmediato y hay un efecto mediato a largo plazo. El inmediato puede ser violento, puede generar violencia, recordemos en la época del paro cívico del año pasado, la violencia en Montero se desató por una ‘Fake News’, porque mostraron un supuesto ajusticiamiento de dos mototaxistas que habría pasado en Montero, pero en realidad fue en México. Esto enardeció los ánimos y hubieron muertos. Una noticia falsa puede acabar con la vida de alguien, de algún artista, un funcionario público, de quien sea. Un linchamiento mediático, por ejemplo uno de los miembros de la banda de Botellita de Jerez de México en un portal bienintencionado donde se ponían denuncias de abusos o acosos sexuales, hubo una denuncia anónima que lo llevó a la depresión y al suicidio, un duro golpe para la banda con una trayectoria de 20 años. Nunca se supo, nunca llegó a los estrados judiciales la denuncia, nadie se pronunció, fue una denuncia anónima sin mayores detalles que provocó un suicidio. Esos son los efectos inmediatos que pueden ser en algunos casos trágicos. Lamentablemente vemos que cada vez es más peligroso incluso. Volviendo al tema del paro cívico, se hicieron listas de traidores, esa gente se tuvo que refugiar y esconder, conozco a un par de ellos, porque supuestamente eran de un partido político y no necesariamente lo eran, pero estaban expuestos a un linchamiento mediático sino real. A largo plazo están los relatos que se van construyendo y que generan verdades absolutas que tienen que ver con la discriminación, con la xenofobia, con la descalificación del otro… Volviendo más atrás, el famoso genocidio de Ruanda tuvo un gran impulsor que fue la radio, en ese conflicto de los Utus con los Tupsis hubo una radio que fue fundamental para generar esos ánimos de violencia que terminaron en el genocidio. Eso fue una construcción no inmediata, sino a mediano plazo. Entonces se generan relatos sobre lo que es bueno o lo que es malo, sobre el perfil de ciertos grupos étnicos, hetáreos o cualquier tipo de grupos de la sociedad, en cualquier momento esas tensiones estallan y no son nada bueno para la sociedad”, añadió Rivero.

Finalizó con su opinión acerca de que la herramienta más eficaz que tenemos las personas es el cerebro: “Las herramientas la tienen ahí, es decir que así como hay medios de derecha hay de izquierda, si vos quisieras un equilibrio tendrías que mirar los dos y sacar tus propias conclusiones.

La herramienta siempre será hacer que el cerebro funcione un poquito más, que no se conforme con la primera, no está en lo técnico o en las herramientas, tenemos páginas muy buenas que pueden contrarrestar a la desinformación y ahora se pusieron de moda las famosos páginas que chequean las ‘Fakes News’ y están los libros, se siguen editando libros, están las enciclopedias digitales, hoy hay más que nunca información, el tema es querer ir más allá de lo fácil, de lo que ya está escrito. En ese sentido, la religión creo que ha sido muy dañina, porque nos ha impulsado a creer que todo está escrito y no se puede cambiar. El mundo por el contrario constantemente está evolucionando, es una cuestión de actitud ante la vida”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *